En una de las colaboraciones que hemos prestado en nuestra trayectoria de investigación fue la realizada con el Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona y AFANOC (Asociación de Familiares y Amigos de Niños Oncológicos de Cataluña).

 

El trabajo consistió en hacer estudios geobiológicos de casas con niñ@s con enfermedades oncológicas en el que los familiares ofrecían su vivienda y así poder comprobar que nivel de relación existía entre la enfermedad y el lugar donde dormía el paciente.

 

Estos estudios sumados a los realizados profesionalmente durante más de 20 años nos llevaron a una serie de conclusiones que resumimos a continuación. Para que personas de tan corta edad desarrollasen enfermedades tan graves en tan pocos años significaba no sólo una exposición a corrientes de agua muy intensas, sino que, además, en la mayoría de casos, la madre había pasado también el embarazo en una corriente de agua. Es decir, el bebé pasó tanto el período de gestación como después de nacer sometido a la radiación producida por una corriente de agua subterránea o en un cruce de las mismas. 

El lugar de la gestación de la madre condiciona la calidad de la vida futura de su hijo


El niño que pasa el embarazo en un lugar geopático desarrollará mucho antes la enfermedad

debido a que su formación celular es más débil

En el 93% de los estudios realizados a niños con cáncer, la madre pasó el embarazo sobre una corriente o un cruce de agua subterránea. La calidad del esperma y el óvulo dependerá de los años que han estado durmiendo sobre geopatía antes del embarazo.

El tiempo en que puede aparecer la enfermedad dependerá además de la intensidad de las geopatías, de la genética de cada persona y de su naturaleza, de la forma de gestionar las emociones y de sus hábitos alimenticios.

Niña con Leucemia diagnosticada a los 3 años.

La madre duerme durante el embarazo en una geopatía (4) lo que significa que en el proceso de gestación el feto estará expuesto a un exceso de radiación. A partir de su nacimiento en todas las camas que va durmiendo (1 y 2) son también lugares alterados por corrientes de agua. La suma de todos estos años en geopatía provoca una enfermedad grave sin conseguir mejorar con los años.

Niña de 17 años. Desde los tres vive en esta casa y ha dormido siempre en la cama (a). A los 14 años se le diagnostica un Sarcoma. Después de dormir 11 años en el mismo lugar la corriente de agua le ha provocado un debilitamiento de su sistema inmunológico y le ha afectado a la parte más sensible de su organismo, ya sea por su naturaleza o por su herencia genética.

Niño con Cáncer de pelvis diagnosticada a los 12 años. Los padres duermen en una geopatía de corriente de agua. Desde el embarazo hasta su nacimiento todos los lugares donde duerme están afectados por radiaciones de corrientes de agua, este exceso de lugares alterados pueden provocar enfermedades graves y no dejar que haya una recuperación satisfactoria.

Estudio realizado a 2 gemelos con resultados de Geopatías diferentes por las corrientes subterráneas.

© 2018 by Geobiología Profesional

Designed by joanmarcfortunyibres.com